Visita a Valldemossa

Filed in Pueblos , que visitar en Mallorca en invierno , We love Mallorca! 0 comments

Valldemossa es una de las visitas imprescindibles en Mallorca. Situado a tan solo 17 kilómetros de Palma y rodeado de montañas, sorprenderá a los visitantes no sólo por su entorno sino porque aún conserva el espíritu de los pueblos de antaño. En este artículo os invitamos a realizar una visita a Valldemosa!

“El cielo es de turquesa, el mar es azul, las montañas de esmeralda y el aire es justamente como el azul del cielo. El mar, las montañas, palmeras, un cementerio, una iglesia del tiempo de los cruzados, una mezquita en ruinas, olivos milenarios… Todo cuanto pueda soñar el pintor o el poeta los ha creado la naturaleza en este lugar”

valldemossa

Ese lugar es Valldemossa, y con estas palabras lo describían George Sand y Chopin en su libro “un invierno en Mallorca”. Desde entonces han pasado más de 150 años, y muchas cosas han ocurrido, como la transformación de Mallorca en un destino turístico mundialmente conocido. Por ello tal vez puedan pensar que esa tan poética descripción de Valldemossa ya no sea válida, pero nada más lejos de la realidad. Valldemossa sigue teniendo su encanto, y es que todo el casco urbano está declarado conjunto artístico monumental. Pasear por sus silenciosas y frescas calles es un placer, y en este post os invitamos a descubrirlo con esta miniguía de una visita a Valldemossa.

 

 

Alrededor de la Cartuja de Valldemossa

Son muchos los que empiezan su visita a Valldemossa con la visita a la Real Cartuja de Valldemosa, un antiguo monasterio del siglo XIV que en el pasado fue residencia del músico Chopin en 1838, pero antes de visitar ningún monumento de Valldemosa, os proponemos dar una paseo por el pueblo.

valldemossa tour

Empecemos en los antiguos jardines de la Cartuja. Abiertos al público desde el mes de mayo de 1960. A lo largo de su recorrido podemos ver la casa Consistorial o Ayuntamiento. Estos jardines de planta rectangular, están poblados de abundantes cipreses, tejos y gran variedad de rosales y matas. Los caminos empedrados que recorren los jardines siguen un bello trazado geométrico.

Este espacio fue en su día el patio del claustro, ideado para que los cartujos encontraran la paz del alma. Hoy en día es sin duda el mejor lugar desde donde admirar la imponente Cartuja. Diseminados por los jardines, descubriremos pequeños bronces que representan y testimonian el paso por éste lugar de sus más célebres residentes; el busto del archiduque Luís Salvador de Austria, el medallón del literato Rubén Darío, el busto del pintor modernista Santiago Rusiñol, el busto dedicado al universal compositor romántico Frédérick Chopin, siendo este último una donación de la escultora polaca Sofía Wolska al pueblo de Valldemossa.

 

Dejando atrás los jardines, y pasando por los baños públicos, estaremos en la avenida de Los Tilos. Aquí, podemos disfrutar de un tiempo de reposo tomando asiento en sus bancos de piedra, bajo la sombra de los tilos y junto a la fuente de los deseos, donde arrojar una moneda y formular un deseo. Desde aquí llegamos a una pequeña plaza donde encontramos el Palacio del Rey Sancho y la entrada a la Cartuja de Valldemossa.

valldemossa

 

Al lado de la entrada del Palacio del rey Sancho,  tomaremos hacia nuestra izquierda por una estrecha callejuela, que nos conduce hasta la Plaza Ruben Dario, el cual residió durante un tiempo en el palacio. Nos encontramos en lo que antiguamente era la entrada al palacio y lugar donde empezaba el camino real que llevaba desde Valldemosa a Palma.

 

Una serie de detalles curiosos en esta plaza:

  • En la fachada del palacio vemos la imagen de San Bruno, fundador de la orden de los cartujos
  • A nuestra izquierda hay un pequeño patio que tiempo atrás era el jardín medicinal del cartujo encargado de la farmacia del monasterio, la cual se hallaba en este lugar.

 

Desde aquí cruzamos por el arco, el cual tiempo atrás era la puerta de entrada al monasterio, el cual estaba amurallado. Llegamos así al mirador del Lledoner, almez en castellano, uno de los mejores miradores en esta visita a Valldemossa. La vista es fabulosa desde este sitio, y se ve perfectamente la parte más antigua (nuestra próxima parada en la ruta), y los 4 valles que rodean a Valldemosa, con la bahía de Palma de Mallorca al fondo.

 

Retrocedemos por donde hemos venido hasta la entrada al palacio y continuamos recto, hasta el Café Capuccino, para dirigirnos desde allí a la parte más antigua del pueblo de Valldemosa.

 

valldemossa

Visita a la parte más antigua de Valldemossa

Es curioso como en muchas ocasiones los turistas que visitan el pueblo de Valldemosa nunca visitan esta parte del pueblo, menos conocida que la anterior, pero de gran belleza. Dar un paseo por esta zona de Valldemosa es sumergirse en el tiempo, y ver el esplendor de uno de los pueblos más bonitos de Mallorca, por eso es imprescindible en esta visita a Valldemossa.

 

El primer lugar de interés es la iglesia parroquial dedicada a San Bartolomé, y cuyo origen se sitúa en 1236, si bien desde entonces ha sufrido muchas modificaciones, y por poner un ejemplo la actual torre del campanario data de 1836. Como detalles curiosos el árbol que tenemos delante de la fachada, a ver si adivinan que es, o la piedra utilizada en la facha de la iglesia, el mares típico de Mallorca.

 

Continuemos la ruta, porque en esta parte de Valldemosa nos esperan muchas sorpresas. Siguiendo por le lateral de la iglesia, encontramos un precioso rincón del pueblo con la estatua de Santa Catalina Tomas. A nuestra izquierda tenemos la rectoria, admiren que bonito patio interior tiene. Unos metros más adelante, ya en una de las calles más bonitas de Valldemosa, encontramos la casa natal de Santa Catalina Tomas, donde nació en 1531, beatificada en 1792 y canonizada en 1930. La pequeña capilla fue inaugurada en 1972.

valldemossa visita parte antigua

Al final de la calle observemos los restos de la fachada de una de las casas, donde se distinguen restos de pintura, pues antiguamente muchas fachadas de las casas se pintaban. En este punto, si giramos hacia la derecha por la calle Pare Castaneyda (antes calle Amargura), donde encontramos una de las antiguas cruces de la procesión del via crucis que se celebraba en Valldemosa.

 

Nos dirigiremos hacia nuestra izquierda, pues nuestra próxima parada es la plaza mayor de Valldemosa o plaza publica, que más bien es muy pequeña, y presenta un precioso pórtico. Este es un lugar en el que callejear por las calles adyacentes, encontrareis muchas curiosidades cómo tejas pintadas (antigua tradición que había en Mallorca), fuentes de agua, casas con la arquitectura típica de Mallorca… En esta plaza se celebraban antes muchos de los actos públicos del pueblo, cómo el encuentro de la procesión, la función de Reyes Magos, el mercado semanal, e incluso ejecuciones. El edificio con arcadas situado a la izquierda de la plaza, era la posada de la ermita de la Santisima Trinidad, situada a las afueras de Valldemossa.

 

Nuestra última parada será en la calle Santa Catalina Homar para ver los antiguos lavaderos de Valldemosa, perfectamente restaurados junto a una antigua cruz de término. Estos lavaderos eran uno de los centros de la vida social donde las vecinas además de lavar la ropa compartían los sucesos y comentarios del pueblo. Junto a los lavaderos, se encuentra una cruz de término de estilo barroco realizada a principios del siglo 18, que marcaba los límites del pueblo.

 

Disfrutar de la gastronomía de Valldemossa

Y como no, hay que hacer un alto en el camino para saborear las deliciosas “cocas de patata”, tan típicas de Valldemossa, que podemos combinar con un vaso de leche de almendra o una taza de café. Es una coca dulce típica de Mallorca, especialmente popular en las fiestas de Valldemossa. Se prepara con patata, huevo, azúcar y grasa para el molde.

Son muchos los lugares que lo ofrecen en Valldemossa, y es una visita imprescindible en esta ruta por uno de los pueblos más bonitos de Mallorca.

 

cartuja valldemossa

Visita a Valldemossa: Monumentos de interés

Fundación Coll Bardolet

La Fundació Cultural Coll Bardolet fue constituida en Enero de 2005, gracias al deseo del artista Josep Coll Bardolet (Campdevànol, Girona 1912 – Valldemossa, Illes Balears 2007) de legar parte de su colección particular a la localidad donde vivó desde 1944. La Fundación tiene dos objetivos principales: preservar, exhibir y difundir la obra pictórica de Josep Coll Bardolet, así como la promoción de la cultura en todos sus aspectos y variantes.

 

La sede de la Fundació Cultural Coll Bardolet se ubica en un céntrico edificio de la localidad de Valldemossa, rehabilitado gracias a la colaboración del Gobierno de las Illes Balears. La primera planta ofrece una muestra permanente de las pinturas de Coll Bardolet; se trata sobre todo de paisajes de Mallorca, pero también se pueden contemplar bodegones, composiciones florales y sus conocidas escenas de bailes populares mallorquines. La segunda planta está dedicada a exposiciones temporales y en la planta baja se realizan actividades culturales diversas, como conferencias o conciertos. Hay también una sala de audiovisuales y un patio con anfiteatro donde se realizan actividades al aire libre.

 

La Cartuja de Valldemossa

Este complejo monástico merece una mención especial. Construido en el siglo XIV, debe más su fama al compositor Chopin y su compañera, la escritora George Sand, que pasaron aquí el invierno entre 1838 y 1839.

La visita a la Cartuja puede durar hora aproximadamente y nos lleva por la iglesia, donde se pueden contemplar maravillosos frescos de Bayeu, el cuñado de Goya, la antigua farmacia del siglo XVII, que conserva valiosos recipientes de vidrio mallorquín y cerámicas catalanas, el claustro y las celdas tanto la prioral y en las que residieron Chopin y George Sand, Fue aquí donde Chopin compuso algunas de sus piezas más conocidas como el conocido como “Preludio de la Gota de Agua” y George Sand escribió su “Un invierno en Mallorca” en el que de una manera bastante peculiar describe el paisaje, la sociedad y el entorno que se encontró durante su estancia en la isla.

El palacio del rey Sancho es la parte más antigua de la Cartuja y es donde se celebran conciertos de piano de 15 minutos para los visitantes de este antiguo monasterio.

 

Celda Chopin

Chopin realizó un viaje a Mallorca acompañado de la escritora George Sand en 1838. Alquilaron la CELDA Nº 4 del monasterio La Cartuja de Valldemossa donde Chopin recibió de Paris su piano Pleyel. Durante su estancia compuso con este piano grandes obras como algunos de sus Preludios, una Polonesa, su segunda Balada y su tercer Scherzo.
Chopin vendió su piano en Mallorca a la familia Canut.  Desde 1932 se expone en la misma habitación donde Chopin lo tocó.

 

¿Qué visitar en los alrededores de Valldemossa?

Si queremos complementar la visita a Valldemossa, son muchas las opciones que encontramos en sus alrededores:

  • Podemos hacer una ruta de senderismo, siendo la más popular la ruta del arxiduc, que nos recompensa con maravillosas vistas de la Sierra de Tramuntana.
  • Podemos visitar la ermita de la Trinidad, uno de los pocos reductos con ermitaños en Mallorca, y un lugar con una tranquilidad mágica.
  • Si nos nos asustan las carreteras estrechas, podemos bajar hasta el Puerto de Valldemossa.

Vídeo de la visita a Valldemossa:

Visit Valldemossa from Mutus on Vimeo.

 

Mapa de Valldemossa

Si quieres planificarte tu visita a Valldemossa, puedes descargarte este mapa de Valddemossa, pulsando sobre la imagen.

mapa de valldemosa

mapa de valldemossa

Posted by clickmallorca   @   10 enero 2019 0 comments

Share This Post

RSS Digg Twitter StumbleUpon Delicious Technorati

0 Comments

Previous Post
«
Next Post
»
Aquom designed by File Search In conjunction with Articles , News , Search.